Compartir

Siguiendo la conferencia de Apple de este lunes, la empresa californiana ha ido presentando nuevos productos de hardware, renovando varios de ellos. Así, la gama iMac ha sufrido una serie de mejoras, que podéis ver en este artículo.

Por otra parte, muchos usuarios de sus ordenadores de sobremesa han estado exigiendo un producto de alto rendimiento a la altura de sus necesidades. Apple respondió a estas peticiones en el año 2013 con un concepto completamente nuevo de estación de trabajo, o workstation: el Mac Pro.

Con un diseño diferenciador, tamaño y sistema de ventilación innovadores, supuso un soplo de aire fresco en el hardware profesional. Sin embargo, este sobremesa no parece haber estado a la altura de las expectativas; con una capacidad de ampliación modular muy inferior a iteraciones anteriores, y sobre todo a una falta de renovación anual de procesadores y gráficas, han hecho a este producto obsoleto rápidamente.

Llega el nuevo iMac Pro

Así, desde el 2013, los usuarios de la gama profesional de Apple pedían a gritos una renovación que merecieses la pena. Los de Cupertino parecen haber escuchado sus plegarias, y han presentado en este WWDC 2017 su nuevo ordenador de sobremesa de alto rendimiento: el iMac Pro.

Si antes el hardware estaba embutido en forma de papelera, esta vez los ingenieros han decidido apostar por integrar el hardware en el cuerpo de un iMac de la gama de consumo. Así, dentro del cuerpo de aluminio al que nos tienen acostumbrados, tenemos unas especificaciones propias de una workstation, que en su versión más potente, incluye:

– Procesadores Intel Xeon de hasta 18 núcleos

– Tarjetas de vídeo de la gama Vega de AMD

– 4 TB de memoria interna en formato SSD como máximo

– Cámara frontal FaceTime de 1080p de resolución

– 128 GB de memoria RAM ECC

– Hasta 22 Teraflops de potencia

¿Respuesta al Surface Studio de Microsoft?

Viendo las características de este nuevo ordenador de Apple, parecen seguir apostando por el hardware cerrado en su gama profesional, algo que seguramente no gustará a sus usuarios. Y es que este nuevo diseño parece querer competir con el nuevo producto de Microsoft presentado hace unos meses, la Surface Studio.

Sin embargo, las características del all in one de los de Redmond, como son la pantalla táctil o la capacidad de abatirse como si una mesa de diseño se tratase, hacen a la workstation de Microsoft un producto diferenciador con respecto a la apuesta de Apple, que no ha hecho más que embutir hardware de alto rendimiento en los iMac de siempre.

Además, el precio anunciado durante la conferencia del nuevo juguete de la manzana mordida no dejará indiferente a nadie. Partiendo de unos 4.999 dólares (impuestos no incluidos), obtendremos una configuración básica:

– Procesador Xeon de 8 núcleos

– 32 GB de memoria RAM ECC

– 1 TB de memoria interna SSD

– Pantalla retina con resolución 5K

– Conexiones varias como Thunderbolt 3 y Ethernet de 10 GB

Apple asegura que el precio de los ordenadores de la competencia con hardware de similares características ascienden hasta 7.000 dólares. Sin embargo, haciendo una recopilación de componentes similares a los que monta el iMac Pro (en su configuración base), no salen las cuentas:

Teniendo en cuenta esta comparación, el all in one parece diferenciarse solo en diseño y en sistema operativo. Pero, ¿está lo suficientemente justificado? Hace años que muchos usuarios de la gama profesional hicieron una migración a plataformas Windows, viendo el abandono que la empresa californiana demostraba. ¿Será esta la respuesta definitiva? ¿Recuperará la confianza entre sus usuarios? Las ventas lo decidirán en los próximos meses.

  • José Ángel

    Yo creo que el Surface Studio, pese a no llevar procesadores tan potentes, le gana en el global, sobre todo en el tema de la pantalla táctil, y aún te sobra un dinero para irte de viaje, jajaja

  • Andrés

    Lo único que ha hecho Apple es actualizar el hardware. Pero en Software está estancado desde hace mucho.