Compartir

Corría el año 2008, y el orfanato de Sillicon Valley estaba lleno de candidatos. El mundo de la telefonía era duro y competitivo, nada apto para pusilánimes. Algunos antiguos alumnos de la institución tuvieron éxito en sus vidas, y consiguieron conquistar el bolsillo de muchas criaturas humanas en el exterior.

Windows Mobile 6.5 era el chaval orgulloso que había sabido buscarse un apartamento lejos de su casa paterna, el escritorio de los ordenadores; BlackberryOS disfrutaba con las conversaciones de sus padres, esos ejecutivos atareados que siempre iban con el café en una mano y el maletín en la otra; iOS, un sistema nacido en la élite, daba sus primeros pasos, marcando el camino a seguir; y luego estaba Symbian, ese sistema que sentía la seguridad de aquel que nunca ha tenido que preocuparse por los matones de clase.

El progenitor traicionado

Pero ninguno de ellos vio venir la llegada al orfanato de un nuevo sistema que prometía ponerlos a todos en jaque: sí, hablamos de Android. Sin embargo, hubo un padre que creyó en él desde el primer momento: ese padre es la empresa taiwanesa HTC.

Viendo el potencial que atesoraba el pequeño androide, HTC apostó por el robot verde desde el principio. Así, su HTC Dream fue el primer terminal en salir al mercado con este sistema operativo. Sus siguientes iteraciones, los HTC Desire, Nexus One y compañía, parecían consolidar su posición privilegiada en la jungla del smartphone.

Todos hablaban del padre responsable que había sabido buscarle un hogar al pequeño Android. Pero lo que no sabía HTC es que Android es un sistema avaricioso, y enseguida quiso probar las mieles de otros fabricantes que le ofrecían mucho más que el padre de Taoyuán. Así, terminales como el Samsung Galaxy, los Sony Xperia o los terminales de LG, supieron darle a Android guterías y deleites que nunca imaginaría: pantallas AMOLED, procesadores de doble núcleo y tarjetas SD enormes para que guardara sus juguetes.

Con el paso de los años, Android maduró rápidamente hasta convertirse en un auténtico gigante, abandonando al que fue una vez su mentor, HTC. Todos los fabricantes se peleaban por el robot verde, deseosos de sentir su afecto y beneficios. El joven sistema de Google se había convertido en una bestia insaciable, derrotando miserablemente a iOS, y fagocitando a veteranos como Windows Mobile 6.5, su primo Windows Phone, el siempre confiado Symbian y el luctuoso BlackberryOS.

El regreso del padre pródigo

A pesar de todo, HTC no se rindió, y siguió apostando por la atención del androide sacando modelos de toda clase y gamas. La cosa no parecía funcionar, y sus ventas cayeron estrepitosamente; el resto de fabricantes le adelantaban por la derecha con mejores características, mejor publicidad y sobre todo, mejores precios.

En este año 2017, han querido redimirse de sus pecados y escalar posiciones en una más que complicada carrera por la supremacía del smartphone: nace así, el HTC U11. Pero, ¿lo conseguirá? Mamá Samsung y sus primos chinos parten con mucha ventaja ya. Este análisis nos despejará un poco las dudas.

Diseño, pantalla y batería

La empresa ofrecerá el dispositivo en varios colores: blanco, azul, negro, rojo y plata, cuya superficie trasera será reflectante. Los materiales son de aluminio (Liquid Surface, nombre comercial según ellos) y cristal (como corresponde a un terminal de gama alta), además de la eliminación de los marcos laterales.

Además, cuenta con una entrada USB-C y eliminan la entrada de auriculares jack (aunque ofrecen un adaptador) siguiendo la estela de fabricantes como Apple o Xiaomi; además, el terminal presume de una pantalla de 5,5 pulgadas, tecnología Super LCD con resolución Quad HD y Gorilla Glass 5. El lector de huellas se encuentra en la parte frontal y las dimensiones son de 153,9 x 75,9 x 7,9 mm con un peso de 169 gramos. Su batería es de 3.000 mAh y cuenta con certificación IP57.

Procesador, RAM y almacenamiento interno

El fabricante taiwanés no ha querido arriesgarse  y ha apostado por el procesador más potente de la empresa Qualcomm actualmente. Así, el cerebro de este nuevo retoño estará gobernado por un Snapdragon 835. Tampoco escatiman en memoria, ofreciendo 4 Gb de memoria RAM y 64 Gb de almacenamiento interno (UFS 2.0), ampliables mediante microSD hasta 2 Tb.

Audio BoomSound y cámaras

En el lado del sonido, siguen apostando por su tecnlogía BoomSound, con la que han conseguido obtener uno de los mejores audios en lo que a smartphones se refiere. Adicionalmente, el paquete incluirá unos auriculares USonic Noise, con los que prometen una cancelación de ruido de gran calidad.

Echando un vistazo a las cámaras, la principal cuenta con 12 mpxl, apertura f/1.7 y estabilización óptica, además de la tecnología UltraPixel 3 y UltraSpeed AF. La calidad de esta cámara parece contrastada con los resultados del test de los chicos de DxOMark, obteniendo una puntuación 90, situándola como una de las mejores actualmente. La cámara de selfies dispone de 16 mpxl y apertura f/ 2.0.

Aparte, también permitirá grabar contenido a 4K y 1080p con una tasa de frames de 120 imágenes por segundo. En cuanto a la grabación de audio, cuenta con lo que HTC llama “Acoustic Focus”, que aprovecha los cuatro micrófonos de los que dispone el terminal para grabar audio en 3D.

Tecnología Edge Sense y Asistentes Personales

Al igual que hizo Samsung con sus modelos Edge, HTC ha querido diferenciarse ofreciendo una novedad bautizada como Edge Sense. Esta tecnología permite acceder a distintas funciones como accesos directos, cambiar volumen, disparador de cámara, etc, mediante detección de tacto, presión y agarre gracias a su superficie táctil.

Por otro lado, aparte del asistente de Google, HTC también incluirá el asistente inteligente de Amazon Alexa, con el que pretende diferenciarse aún más de sus competidores. Sin embargo, su disponibilidad estará sujeta a distintas regiones.

Precio y disponibilidad

El terminal saldrá a nivel mundial las primeras semanas de junio, con un precio inicial de 749 euros y Android Nougat 7.1 instalado. No es una cantidad económica, pero tenemos que tener en cuenta la gama en la que se mueve. A continuación, os dejamos una tabla con las características técnicas resumidas. ¿Volverá HTC a conquistar a sus compradores? ¿Crees que el precio está acorde a las características?

Pantalla 5,5 pulgadas qHD, Super LCD y Gorilla Glass 5
Dimensiones y peso 153,9 x 75,9 x 7,9 mm / 169 gramos
CPU /RAM / Memoria interna Snapdragon 835 / 4 Gb / 64 Gb
Cámaras

Principal: 12 mpxl, f /1.7, tecnología UltraPixel 3 y UltraSpeed AF

Frontal de 16 mpxl y f /2.0

Batería 3.000 mAh
Conexiones, otros USB-C, NFC, certificado IP57, tecnología Edge Sense
Sistema Operativo Android Nougat 7.1
Precio 749 Euros

  • CapitanBallmer

    Estos de HTC están locos. Te venden ese cacharro, que no es mal producto, por 749 euros cuando por eso ya tienes un S8 que a mi parecer es mejor cacharro de aquí a Lima.

  • Joel Noé Castro

    La realidad es que HTC perdió la batalla por el soporte tan malo que tenían. . . fueron los primeros pero no supieron mantener al usuario

    • CapitanBallmer

      Gran verdad. No entiendo como una empresa que con los HTC Magic, HTC Desire y Desire Z lo hicieron tan bien y luego no supieron seguir…

      • ikki Power

        Yo estaba enamorado de mi htc desire z, una joya en su momento, después del trato que le dieron, puedo decir, que si vuelvo a HTC es porque no hay otro smartphone en el mundo.

    • Álex Rodríguez

      En España tenían un servicio técnico que hacía llorar. Y bueno, Sense no es que fuese la mejor capa de personalización.

      Saludos!

      • CapitanBallmer

        Sense era una mierda bastante importante.